untitled.jpg¿Mi hijo será gótico porque se viste de negro? o ¿serán todos los góticos medio vampiros o derechamente satánicos?, son algunas de las preguntas que se hacen algunos padres de adolescentes del 2000.

Pero no todos quienes se visten de negro son góticos. Desde los conocidos punks, pasando por trashers, darks, new waves y hasta los “tecnos”, suelen utilizar este color para vestirse. Incluso puede responder simplemente a una moda, o al deseo de verse más delgada(o).

De los grupos mencionados, los “góticos” son quienes más se preocupan por lucir bien y para ello se valen de encajes, corcés, anillos y otros accesorios que les dan un look misterioso y seductor.

Deben tener maquillaje blanco para simular palidez, las sombras oscuras, los ojos bien delineados -también en hombres- además de labios y uñas negras.

Al igual que las demás “tribus urbanas” tienen un marcado interés por la música y muchos han llegado al movimiento a través de ella. Grupos como The Cure, Morrisey y los músicos de la escena europea de los ‘80 son sus favoritos. Además de los poetas malditos.

Seguramente estas preferencias no preocupen en exceso a los padres. No así cuando se trata de otros aspectos de la filosofía gótica: el culto a la depresión y su excesivo interés por la muerte y todo lo que le rodea.

¿Moda, filosofía o alteración sicológica?

Ser gótico no implica una alteración siquiátrica, pero dentro de ellos sí hay psicopatías. El problema no es si el adolescente ingresa o no a un determinado grupo -porque la necesidad de pertenencia es propia de esta etapa- sino la forma en que los valores del grupo afectan al joven.  En la crisis de la adolescencia, ellos buscan responderse preguntas esenciales; quién soy y para qué vine a este mundo. Y el movimiento gótico les ofrece una respuesta.

Tienen una visión absolutamente depresiva de la vida. Sienten que el mundo está de duelo, que vinieron a él a sufrir y entienden la muerte como un valor positivo.

Sienten que encontraron a sus iguales; a seres tristes y melancólicos como ellos, creen encontrar las respuestas que buscaban y el sentido de sus vidas es más claro. La muerte, por ende, será para ellos el período en que podrán descansar de los sufrimientos de la vida.

Se les describe además como jóvenes auto-agresivos. Son adictos al dolor y al sufrimiento propio. No es extraño verlos con heridas auto-inferidas o piercing y tatuajes, prácticas que en psicología se entienden como autoflagelaciones. Pero no son agresivos ni violentos con el resto.  
 
La mayoría aprecia la música y la literatura, especialmente a los autores del período romántico y a los poetas malditos. La ambigüedad sexual se da con cierta frecuencia. Suelen ser sensibles, seductores, muy cariñosos, de mucho contacto físico y tienden a consolarse mutuamente. 

Sitios de interés
GOTHIC ZONE
Gotic Google
About these ads